Inicio Articulos El primer hombre en el espacio

El primer hombre en el espacio

389
0

Desde que el hombre miró al cielo deseó alcanzar las estrellas. La invención del telescopio acercó el firmamento a la tierra. A los cinco planetas que el hombre conoció en la Antigüedad se sumaron planetas nuevos descubiertos con la nueva ciencia,  la nueva matemática, las nuevas teorías que engrandecían más y más el cosmos, el espacio. La Tierra quedaba dominada, explotada, doblegada, conocida. El espacio es la frontera desconocida.

Los 7 del Mercury (EEUU)
Yuri Gagarin (Unión Soviética)

La Guerra Fría impulsó los programas de investigación espacial. En 1959 en EEUU se seleccionaron a los “7 del Mercury”, los primeros siete astronautas norteamericanos que deberían alcanzar el espacio (Alan Shepard, Gus Grissom, Gordon Cooper, Walter Schirra, Deke Slayton, John Glenn y Scott Carpenter). En la Unión Soviética, el cosmonauta Yuri Gagarin en su cápsula, Vostok 1, completó una órbita de la Tierra el 12 de abril de 1961 convirtiéndose en el primer hombre en el espacio. Luego vendrían los siguientes programas de vuelos espaciales tripulados de la NASA del siglo XX, además del Mercury: Gemini, Apolo (con el que en 1969 se llegó a la Luna) y el transbordador espacial, y ahora en este 2021, el programa Artemis de regreso a la Luna. Japón desarrolla su programa espacial, también la India, los Emiratos Árabes Unidos, la Unión Europea. Y China, la gran sorpresa de este comienzo de siglo.

S. XVI. Wan Hu, ¿el primer astronauta?

Y antes de todo esto, Wan Hu lo intentó a comienzos del siglo XVI. Wan decidió aprovechar que China estaba adelantada en la tecnología de los cohetes y los fuegos artificiales para propulsarse él mismo al espacio exterior. Dispuso de una silla construida con cuarenta y siete cohetes sujetos a ella. El día del lanzamiento, Wan, espléndidamente vestido, subió a su silla-cohete y cuarenta siete criados encendieron las mechas de los cohetes, y se pusieron rápidamente a cubierto. Entonces se produjo una explosión enorme. Cuando el humo se aclaró, Wan y la silla habían desaparecido, y se dice que nunca más se le volvió a ver. Por mucho que miraron no lo encontraron. ¡Wan Hu había subido al cielo!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here