Inicio Entrevistas 6 de Junio de 1944: el Día D

6 de Junio de 1944: el Día D

238
0

Este jueves 6 de junio se celebra el 75º aniversario del Día D, el desembarco en Normandía de la mayor operación naval de la historia.
Un asalto aerotransportado llevado a cabo por mil doscientas aeronaves precedió al desembarco anfibio, que involucró a cinco mil barcos. El 6 de junio, ciento sesenta mil soldados cruzaron el canal de la Mancha desde Inglaterra hasta Francia y hacia finales de agosto las tropas aliadas en suelo francés eran más de tres millones.

Utah, Omaha, Sword, Gold y Juno fueron los nombres claves de las cinco playas elegidas para el desembarco, realizado por la coalición de los ejércitos américanos, británicos y canadiense.

Frente a ese inmensa maquinaria de guerra, las tropas al mando del mariscal alemán Erwin Rommel no pudieron dar plena eficacia al temido Muro Atlántico, una serie de fortificaciones escalonadas construidas para defender todo el Canal de la Mancha. Pese a toda la feroz resistencia, los aliados, aunque no se alcanzaron los objetivos del primer día, consiguieron defender la cabeza de playa, y en los días siguientes, la enorme aportación de material bélico de los aliados aplastó los recursos que el Tercer Reich tenía derivados para la defensa del Muro. El avance fue continuo. Los aliados tomaron Cherburgo el 26 de junio y Caén el 21 de julio, con sus puertos estratégicos. El 25 de agosto, el ejército alemán se retiraba de París.

Pero todo esa operación no pudo realizarse sin la intervención de las redes de información, desinformación y espionaje. Y eso lo sabe bien José de Cora, autor de la novela “El estornudo de la mariposa” (Edhasa, 2016) donde narra la fascinante historia de Juan Pujol, un espía de nacionalidad española con el nombre en clave “Garbo”, y su mujer Araceli, y cómo los dos consiguieron engañar a Hitler.

¿Y el título tan intrigante? Lo comenta José de Cora.

JC: Fuese antes o después; fuese en el bunker de Berlín; en Argentina, Paraguay o donde le pilla por delante la Parca, lo cierto es que el último acto de Hitler en esta tierra fue escupir sobre el nombre de Juan Pujol, no solo por haber sido uno de los hombres que se interponen con éxito en su camino para impedir la culminación de su enloquecido sueño, sino muy especialmente, porque es la única persona que logra engañarlo de principio a fin, porque a sus ojos es un insignificante personaje y porque le basta para derrotarlo con provocar el estornudo de una mariposa.

           Ése es el reto de la novela así titulada, explicar quiénes son esos personajes que concitan el odio final de Adolf Hitler, pero que lo mantienen en la mentira cuando se  viven las horas decisivas de Europa y del mundo. Dos españoles de novela. Juan y Araceli.

¿Puedes comentarnos el origen de todo? Haz que los que lean este blog se sientan intrigados por la razón de ser de tu novela.

JC: Juan Pujol García nace el 14 de febrero de 1912 en Barcelona. Araceli González-Carballo González, el 6 de julio de 1914 en Santa María Magdalena de Coeses, a pocos kilómetros de Lugo. Ambos vivirán la guerra española siendo veinteañeros y en circunstancias muy dispares, como se refleja en esta historia, pero al final de la misma unirán sus trayectorias durante seis apasionantes años de guerra europea pasados en Burgos, Madrid, Lisboa y Londres.

            Lo ocurrido en ese tiempo constituye una aventura tan peculiar, extraña e inverosímil, que solo penetrando en ella hasta el fondo, se admite como cierta. La novela trata de suplir las lagunas en su historia y hacer comprensible todo cuanto les ocurre. Sin saber con exactitud a qué se estaban obligando optaron por ofrecerse a los ingleses para luchar contra Hitler antes de que los EE. UU. entren en combate. Luego, la negativa de éstos a admitirlos, su afán de aventura, la necesidad de dinero, su cabezonería, las ganas de escapar de la posguerra española, una habilidad extraordinaria para el fingimiento y la mentira, así como el miedo a que el nazismo acabe por dominar el mundo, se suman para dar como resultado una actividad que no se puede calificar de espionaje, ni de agentes de doble militancia, como ha venido haciéndose sin pararse a pensar por dos veces que ni Juan ni Araceli han espiado jamás nada, tal como se entiende esa acepción, ni mucho menos han sido agentes de ambos bandos.

¿Qué fueron entonces?

           JC: Los años de referencia se dividen en tres etapas muy bien diferenciadas. Por lo tanto, la respuesta que se busca también será triple, de acuerdo con el momento que se examine. El estornudo de la mariposa (Los Garbo contra Hitler) está dividido en tres capítulos que se corresponden con exactitud a cada una de esas etapas.

            En la primera solo cabe distinguir dos personajes, como tantos otros, que se buscan a si mismos y a su destino en un ambiente dominado por el fin de la guerra española y el anuncio de una paz que tampoco es garantía de nada, pues la presencia de Hitler en Europa garantiza que serán inevitables nuevas batallas. En este primer tramo son dos españoles en expectativa de destino, poco más.

            Su boda y el inicio de una vida en común es el preámbulo para la segunda etapa, la más asombrosa, pues tras ser rechazados como colaboradores del bando aliado, creen que pueden lograrlo si hacen creer a Alemania que son fieles agentes a su servicio, aunque no conozcan ni un solo dato de interés; y lo más sorprendente, diciéndoles, sin ser descubiertos, que se encuentran en Londres, cuando en realidad viven en Lisboa. El calificativo más adecuado en esta segunda etapa es el de haber sido unos fabulosos farsantes.             Finalmente, cuando Inglaterra descubre que tienen en ellos un diamante en bruto para la desinformación, Juan se convierte en Garbo, un funcionario de los servicios de contraespionaje. La nueva situación es mucho menos romántica que la anterior, pero de consecuencias demoledoras para los nazis.

Y sin embargo, aquí en España casi son desconocidos, hasta que escribes tu novela. ¿Y los aliados? ¿Reconocieron su labor?

JC: Sí, tanto que Rupert Allanson, diputado británico y especialista en temas de espionaje que publica bajo el nombre de Nigel West, muchos años después de la guerra encontró a Juan Pujol en Venezuela y sugirió a Buckingham que se le entregara por segunda vez la medalla como MBE (Member of the Order of the British Empire). El 3 de junio de 1984, el duque de Edimburgo recibió en audiencia a Juan Pujol para hacerle entrega de la medalla que ya había recibido después de la guerra y el día 6 Pujol asistió a la ceremonia conmemorativa de los 40 años del desembarco en las playas de Omaha y Utah.

Para saber más: El estornudo de la mariposa (José de Cora, Edhasa, 2016)

https://www.edhasa.es/libros/1037/el-estornudo-de-la-mariposa

https://clubdellector.edhasa.es/foro/viewtopic.php?f=9&t=151

El autor, además, estará en el Club del Lector, este Jueves 6, de 18 a 19 horas, para responder a vuestras preguntas. ¡Os invitamos a participar! El foro “PREGUNTA AL AUTOR” está en esta dirección:

http://foro.clubdellector.edhasa.es/viewtopic.php?f=85&t=540

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here