Inicio Libros El verano también es para leer (segunda parte)

El verano también es para leer (segunda parte)

86
0

Hoy otra tanda de autores publicados en Edhasa nos comentan qué estan leyendo ahora mismo. Seguro que os incentiva a descubrir algunas de estas lecturas.

Nos dice Javier Pellicer: «Nazarí, de Mario Villén, es la lectura de la que estoy disfrutando actualmente. Una novela fascinante en torno a una figura clave de la Reconquista, Muhammad bin al-Ahmar. La obra es especialmente intensa en la narración de las incursiones que tanto andalusíes como cristianos realizaban en territorio enemigo. Mención especial a los personajes secundarios, que en mi caso han logrado cautivarme tanto o más que el protagonista.»

Vic Echegoyen nos comenta que está leyendo varios a la vez. «Una biografía de Pombal que está muy bien por lo completa, detallada y bien contextualizada, aunque se mete demasiado en un terreno sicológico presentista que creo que no procede»

«Luego estoy leyendo esta que olvidé en París y me acaba de devolver un colega (menos mal, pues es un ensayo fa-bu-lo-so, completo, amenísimo y muy bien planteado, sobre las andanzas de Humboldt y Bonpland, sobre todo en el Chimborazo): si está en español la recomiendo 100%.»

«Y luego estoy con el último libro de ejercicios y del alumno de portugués de esta editorial, acabo de empezarlo y no sé aún si es tan recomendable como la serie de la editorial Lídel»

¿Y qué nos comenta José Manuel Aparicio? «Ahora mismo estoy leyendo dos novelas, Línea de fuego, de Arturo Pérez-Reverte, y Un millón de gotas, de Víctor del Árbol. En el primer caso, estoy disfrutando por esa capacidad de evocación que tiene Pérez-Reverte para trasladarnos a otra época de manera absolutamente vívida. Creo que es un maestro en eso, y también en el estilo, perfectamente reconocible. En cuanto a la segunda, aunque no soy aficionado al género negro (de hecho he llegado a esta novela por casualidad, buscando otra cosa), estoy descubriendo una historia con una interesante construcción psicológica de personajes. El autor los convierte en muy veraces, con sus inseguridades y miserias. Y una buena novela debe asentarse sobre personajes creíbles y solventes. Y, claro, también la estoy disfrutando porque me resulta una historia entretenida. Si no estaríamos «apañaos».»

José Soto Chica nos dice: «En cuanto a lo que estoy leyendo y lo que tengo previsto leer este verano, dejando de lado libros de historia para mi trabajo, estoy leyendo dos magníficos ensayos: Las cicatrices de la independencia. El violento nacimiento de los EEUU y La Anarquía. La Compañía de las Indias orientales y el expolio de la India y tengo en línea de lectura: Los buenos soldados, que voy a releer, y Vencer o morir. Y en cuanto a novela histórica, imprescindible, estoy leyendo El cielo sobre Alejandro y tengo en línea de lectura: El centinela de los sueños, Resurrecta, El Dux del fin del mundo y Banderizos, y releer El águila en la nieve, El unicornio y Nacidos en la púrpura.

También nos propone lecturas Herminia Luque: «Los comienzos de todo (la vida, los libros, los amores) son indecisos; el verano no iba a ser menos. Por lo general, en verano leo novelas, aunque este año he retomado la rara manía de leer biografías de personajes históricos, monografías sobre este o este otro tema, obras poéticas o teatrales que solo leen los especialistas para contárselo a otros especialistas. Esto, claro, para la escritura de una novela que va abriendo, con su proa, el tiempo estival. Para entretenerme, leo aforismos. De Luis Rosales, de Carmen Camacho, de Georg Christoph Lichtenberg. Leo la prensa y me parece que también leo aforismos, aunque algo pencos.»

Emilio Lara también va a disfrutar buenas lecturas este verano. «En verano me gusta alternar la lectura de novedades y de clásicos, y además suelo simultanear los libros. Ahora me estoy metiendo entre pecho y espalda una biografía sobre la Pardo Bazán escrita por la historiadora Isabel Burdiel, el ensayo histórico Los últimos pianos de Siberia, de Sophy Roberts y las novelas La primera mano que sostuvo la mía, de Maggie O’Farrell y El Gatopardo, de Lampedusa

¡¡ Buen verano !!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here