Inicio Articulos Librería Catalònia y EDHASA, un Siglo XX de libros

Librería Catalònia y EDHASA, un Siglo XX de libros

75
0

El próximo jueves 7 de noviembre se inaugura en la Biblioteca Jaume Fuster de Barcelona una exposición sobre Barcelona-Buenos Aires centrada en la Edhasa y Catalonia, desde sus orígenes en los años de 1920 hasta la modernidad actual en este siglo XXI.

Antonio López Llausás fundó EDHASA en 1946. La guerra lo exilió a París en 1936. Durante tres años trabajó en la editorial Hachette, y en 1939 le propusieron hacerse cargo como gerente un proyecto editorial en Argentina, en Buenos Aires: había nacido la Editorial Sudamericana.

A fines de 1946 y debido a la situación política en Argentina, Antonio tuvo miedo de tener que volver a exiliarse y decidió fundar otras dos empresas independientes de Sudamericana: Edhasa, con sede en Barcelona, y Hermes, con sede en México. Ambas funcionaron como editoras pero también distribuidoras de Sudamericana. Con sus autores y sus traducciones estableció un puente de libros, autores e ideas entre Europa y América.

Ya acercándonos a los años 70 se produce el gran descubrimiento del escritor colombiano Gabriel García Márquez por consejo de su asesor editorial Paco Porrua. Así en junio de 1967 se publica Cien años de soledad, célebre novela que estuvo en el epicentro de lo que dio en llamarse “el boom de la literatura latinoamericana” y que tuvo a Editorial Sudamericana como una de sus principales protagonistas.

En todos estos años, Edhasa creció y evolucionó, hasta ser un referente en ensayo y en novela histórica. En 2021 cumplirá sus primeros setenta y cinco años de existencia.

Librería Catalónia abrió su sede original en mayo de 1924, en la Plaza de Cataluña nº17, auspiciada por Josep López Llausás, hermano de Antonio, decidido a impulsar la visibilidad de la libros en catalán. Contará como socios con Manuel Borràs de Quadras y Josep M. Cruzet. La librería será testigo de la evolución urbanística de la ciudad y de su fuerte implicación en las actividades literarias, como la celebración del Día del Libro, en fecha de Sant Jordi. Porque no sólo vende libros, también los imprime, y como impresores / editores y promotores culturales pronto alcanza un puesto de relevancia en la región.

En 1931, se instaló definitivamente en el número 3 de Ronda de Sant Pere.

(Día de Sant Jordi, 1932. Stand de la Llibreria Catalònia)

La familia Llausás estará al frente de la librería y de la imprenta hasta que el asesinato del periodista Josep M. Planes el 24 de agosto de 1936 les haga exiliarse a París.

La dictadura les hizo cambiar el nombre a Casa del Libro, y no recuperaría el nombre hasta 1976. En febrero de 2013, empujada por la crisis económica, cerró sus puertas por última vez.

En la exposición, que estará abierta del 8 de noviembre de 2019 al 20 de enero de 2020, se recoge el recorrido de ambas empresas culturales y una colección de sus libros más significativos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here