Inicio Historia ¿Dónde está la Mona Lisa?

¿Dónde está la Mona Lisa?

110
0
********: Representation detournee de 'La Joconde' de Leonard de Vinci (Leonardo da Vinci) (1452-1519) : Mona Lisa saluant pour signifier son depart pour retrouver son 'Vinci'.Editee au moment du vol de l'oeuvre qui eut lieu le 21/08/1911. ********, Private Coll.*** Permission for usage must be provided in writing from Scala.

El 21 de agosto de 1911, lunes, el cuadro llamado la Gioconda y también la Mona Lisa, obra de Leonardo Da Vinci, desapareció de la pared de la sala donde estaba expuesto en el Museo del Louvre. No fue hasta el martes 22 cuando se descubrió el vacío que había dejado.

Inmediatamente los periódicos de París se hicieron eco de la noticia. Podemos pensar que estarían consternados por el robo de una obr atan famosa, pero en 1911 no tenía esa fama. Había cuadros y esculturas en el Museo del Louvre que eran más valorados. Fue a partir de su repercusión en los periódicos y por el misterio del robo, cuando adquirió fama mundial.

¿Fue un robo organizado por una banda, por encargo, por avaricia, con un plan detallado? ¿Tan dificil era para la policía descubrir que había pasado con ella? Había sucedido en un lunes, el día de cierre semanal del museo. Desde el 22 de agosto de 1911 se inició una intensa pesquisa policial que puso en evidencia la ineficiencia de la policía francesa.

Hubo muchos valientes, ansiosos de gloria por un día, que acudieron a la policía para declararse los autores del robo, y lograr la atención de los periodistas y un poco de fama. Entre ellos estaba el poeta Guillaume Apollinaire, quien se plantó en la dirección del periódico París-Journel asegurando ser el ladrón para entregar el cuadro a sus amigos pintores. Y eso motivo que esos amigos, entre los que estaba en ese momento Pablo Picasso, fueron detenidos en septiembre de 1911 como sospechosos. Y es que eran sospechosos con un motivo fundado: el poeta había robado meses antes en el Louvre dos escultura íberas y un cuadro, que se decía había vendido, entre ellos, a Picasso.

Ante la sospecha de la policia, los dos truhanes entraron en pánico y pensaron en deshacerse de las piezas robadas arrojándolas al río Sena, pero Picasso no fue capaz. Apollinaire las devolvió entregándolas de forma anónima en el periódico París-Journal. Eso motivó las sospechas y la detención.

Pablo Picasso

Ante el juez, Apollinaire y Picasso negaron cualquier relación con el robo del cuadro de Leonardo Da Vinci. El juez los soltó.

Pasaron meses. Y también años. La noticias sobre la Mona Lisa desaparecida se extendieron por toda Europa. ¿Dónde estaba, quién lo tenía, qué pretendía? Los periódicos seguían el desarrollo de la investigación y el fracaso tras fracaso de las pesquisas.

Durante el periodo de la investigación, la Mona Lisa se hizo más famosa que nunca, y miles de visitantes acudían al Louvre a mirar… el hueco en la pared donde antes había estado el cuadro. Se hicieron postales de recuerdo, algunas burlonas. En ellas, la Gioconda se reía de todos, sobre todo de los investigadores.

La pintura fue recuperada en 1913 dos años y ciento once días después del robo cuando el ladrón intentó venderla a Alfredo Geri, director de la Galleria degli Uffizi en Florencia, quien lo delató a la policía. El ladrón se llamaba Vincenzo Peruggia.

Ni mafia organizada, ni robo por encargo, ni banda de ladrones profesionales internacionales. Vincenzo Peruggia era un ex-empleado del Lovre que había entrado en el museo a las 7 de la mañana vestido como un trabajador de mantenimiento, vestido con su bata blanca de trabajo, que estaba, precisamente esa semana de agosto de 1911, instalando una cristaleras de seguridad en el museo. El Museo del Louvre tenía 150 vigilantes para 225.000 piezas de arte. Su táctica no fue tal. Fue un atrevimiento y la codicia. Tan sencillo como efectivo, amparándose en su bata de trabajo del Louvre: había descolgado el cuadro, lo separó del marco y salió del Louvre con la pintura bajo la ropa. Había escogido la Gioconda por ser del tamaño adecuado para ocultarla bajo su ropa (77 x 53 cm)

Peruggia declaró que lo había robado por patriotismo para devolverlo a Italia, pero lo cierto es que se le encontró una lista de coleccionistas europeos y americanos de arte. Fue condenado a 15 meses de cárcel que se redujeron a 7 meses.

La Gioconda, antes de volver a Francia, fue expuesta en Milán, Florencia y Roma. Se convirtió en un icono mundial, la primera obra de arte en convertirse en “trending topic” entre el gran público. Y su fama permanece.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here